viernes, febrero 27, 2004



Las del viernes 


Esto de las 5 del viernes es algo que en los blogs siempre me ha hecho mucha gracia. Yo leo pocos blogs, y en ninguno de ellos contestan las del viernes. Mejor aún, ni siquiera se lo preguntan, y eso me gusta. Así que yo tampoco me voy a preguntar nada y no tengo porqué contestarme.
Todo esto venía (y viene) porque es viernes, estoy contenta de haber acabado (casi) la semana laboral y me apetece ir al cine (creo que al final me habeis convencido. Iré a ver Lost in translation aunque sólo sea para tener una opinión).
Tengo que dar una explicación que Fritz Mababo no ha entendido muy bien, lo de la "inteligencia mundial". Inteligencia mundial es aquella inteligencia que poseen los humanos que habitan el mundo mundial y que no son torpes.
Con esto no quiero decir que todo el mundo posea "inteligencia mundial", pero sí que sólo los habitantes del "mundo" pueden tener este tipo de inteligencia. Pero ¡ah, amigos!, la inteligencia emocional mundial, ese es otro cantar mucho más complicado de explicar y por no extenderme más con mis rollos del viernes lo dejaremos aquí.
Me alegra tener tantos comments en los comments. Me divierto. Sobre todo cuando no sé quién es alguno de esos comments (qué bonita palabra, digámosla todos: comments). Así que seguid, aunque no tengais nada importante que decir. Todo sea para hacer feliz a una embarazada.
Total, yo tampoco digo muchas cosas importantes, por no decir ninguna. Pero no me importa, porque ponga lo que ponga me leeis. ¿a que si, eh?, ¿a que si?. (ahora no me vengais con que no que me da un disgustito y no estoy para esos trotes). Que paseis un buen fin de semana


:: :: ::


seré breve, por fin 


Me alegra ver que la guionista y Fritz, el fontanero, cada vez son más prolijos en sus post. Eso me permite, por fin, cumplir mi objetivo de ser breve. Es un descanso. Sobre todo para mis neuronas.

Y hablando de neuronas, esto que voy a escribir a continuación me lo guardaba para un comentario al post anterior, pero ya que estoy, lo suelto. Es sólo una reflexión. No sé si, me gusta que la guionista haya tenido que aclarar el alcance de mi inteligencia después de alabar la de Fritz. Es que, además de mundialmente inteligente, de un tiempo a esta parte me estoy descubriendo mundialmente malpensado.

Bueno, parece que he conseguido ser más breve que en otras ocasiones. ¡Hacia la brevedad y más allà!

OTTO, qui vous veut du bien.


:: :: ::


Pero qué bonito! 


Sí, eso, qué bonito. ¿O no es bonito ver la foto de un zigotillo (que ya no es tal) colgada en internet?. Pero tengo que haceros unas aclaraciones:
1- Ahora mi zigoto estará irreconocible. Es como si colgara yo una foto de cuando era un bebé y después compararla con la de 1990, con unos cuantos años, centímetros y kilos de más. Ahora es así mi zigoto, ha quintuplicado su estatura y empieza a formar sus propios órganos vitales (es que es un zigotillo muy listo). Espero poder colgar más ecografías la semana que viene para que veais el cambio. Eso si los de la seguridad social me la dan en un papel (un papel de mierda, por otra parte, como si fuera de los de fax, que cuando los tocas mucho o con el paso del tiempo cada vez se ven peor). Crucemos los dedos para poder tenerlas (las ecografías recientes, me refiero)
2- Esa sombra oscura que dice el fontanero que soy yo y que podeis ver en el margen derecho de la página, en realidad es mi madre, una señora un poquillo gordi y mayor, porque os aseguro que ESA NO SOY YO. Otto me ha dicho esta mañana que estaba tomada desde un ángulo extraño de mi cabeza, pero aún así, yo no me reconozco. me sabe mal decirlo, pero yo soy más guapa. De todas formas le agradezco a Fritz (que a veces asume la personalidad del fontanero) que la haya puesto. Por su esfuerzo y su empeño.
3- Algo que me ronda la cabeza desde hace una semana necesita también una aclaración. Si no sabeis quiénes son Otto y Fritz, no os preocupeis. Yo tampoco lo sé. A ver, necesito aclarar esta aclaración: los Mababo son mis compis y están a mi lado y sé quiénes son (a no ser que sean vainas poseídas y me engañen constantemente). Me refiero al nombre con el que se han bautizado: Otto y Fritz, y que tiene que ver con una pareja de dibujos de los años 30. Una pareja desconocida por el 90 ó 99 % de la población actual mundial. Pero como Fritz es muy inteligente y conoce muchas cosas de la historia mundial, se pusieron ese nombre. Otto también es muy inteligente a nivel mundial, esto también quiero aclararlo, que conste. Así que si os aburrís y quereis buscar al tal Otto y al tal Fritz por internet, os dareis del nivel de las neuronas de mis compañeros.
4- Lo del libro puede ser un proyecto interesante. Empezaré a tomar notas de mis propios pensamientos, los dejaré reposar hasta la baja maternal y después veré qué tipo de gilipolleces dice una embarazada. Igual son publicables y todo.
5- Ya no se me ocurre nada más


:: :: ::


Con todos ustedes... 




:: :: ::

jueves, febrero 26, 2004



Pronto lo veremos. 


Bien, bien. Pronto habrá novedades en este diario. Por fin, la guionista se ha decidido (y/o acordado) a traer la famosísima foto de su zigoto. O sea, una ecografía en que se ve, sí, por fin, al verdadero protagonista de este diario. Es una monada, ya lo avanzo. Permanezcan atentos a sus pantallas.
Por lo demás, el día ha pasado tranquilo y ajetreado. "La Guionista y los Mababos" (pronto nuevo disco a la venta) tenemos estos días bastante trabajo. Eso no impide, puestos a contar la vida de nuestra heroína, que la guionista se esté dejando llevar con alegría por una nueva disciplina deportiva: el "cuéntame tu embarazo" (en inglés embaracuenting (Tarantino). No es difícil (NADA difícil) ver a la guonista, a cualquier hora del día, en cualquier lugar, recibiendo consejos de otras madres. Supongo que, con su cara beatífica, la guionista es ahora un imán para que toda mujer que ha pasado por el trance se le acerque y la aconseje sobre diferentes cuidados, prácticas y costumbres del embarazo.

Por decirlo más claro: a día de hoy, toda madre que pasa por aquí se siente IRRESISTIBLEMENTE atraída hacia la guionista para contarle cómo fueron sus embarazos, sus partos y sus déficits de hierro.

No seamos malos: son consejos que la guionista agradece; sin duda, buenos y útiles consejos. Miles de consejos. Millones de consejos. Y lo que es mejor: dados por miles, millones de madres.

Ahora que comprendéis la nueva angustia de los Mababo, nos apresuramos a decir que no, que no es tan malo. Que las madres a que me refiero vienen con buena intención, que son amigas de la guionista porque la guionista es amiga de todo el mundo (y eso es muy bonito, oigan), y que a fin de cuentas la guionista está encantadísima de que vengan y le hablen y la aconsejen. Claro que eso tampoco tiene mucho mérito, porque ahora mismo ella se siente en el mejor momento de su vida (no nos lo ha dicho así, pero se le nota) y todo le parece fantástico, maravilloso y extraordinario. Y todo son ventajas: encima no toma notas cuando la acribillan a consejos, así que desarrollará una memoria magnífica al recordar con exactitud en qué mes se produce un aumento en la necesidad de calcio, o qué elementos componen el líquido amniótico.

Tener una buena memoria es importante en la vida.

Si yo la tuviera recordaría ahora la "frase célebre" que ha dicho hoy la guionista antes de irse, pero no me acuerdo. Era divertida. Ahora siempre nos dice una buena frase célebre antes de irse para que la pongamos en este blog y ella pueda leerlo por la noche desde casa, ¿qué os creíais?
Así pues, buenas noches, guionista (y la compañía).


:: :: ::

miércoles, febrero 25, 2004



Hasta aquí hemos llegado. 


Mis Mababo me dicen todos los días lo mismo. Cuando abren esta página y ven que no he escrito nada, sueltan: ¿Por qué no has escrito? (ese es Otto), o: ¡Tía, no escribes! (ese es Fritz). Aunque también se puede dar la situación inversa y Otto me dice lo de Fritz y eso (o sea, y viceversa). Y yo sonrío, les miro y hago como que no pasa nada. Porque otra de las ventajas de estar embarazada (a parte de tener un hij@ y de ser una embarazada afortunada sin naúseas), es que puedes no dar explicaciones porque nadie te las exige.

Hasta principios de marzo no tendré nuevas noticias que daros, aunque los Mababo os pueden seguir contando de mis, cada vez menos, ataques de sueño.
Creo que ya se me nota un poquillo la tripa, pero como es muy pronto, mi chico me dice que en realidad es que me estoy poniendo un poco gordi. y creo que tiene razón, porque ahora me pego unos almuerzos de la ostia (u hostia. Creo que ésta es la falta de ortografía que siempre cometo desde que aprendí a decir ostia u hostia).
Estoy cansadita (no llega a ser cansada) y la única dolencia de embarazada que tengo es una especie de culo-cuadrado que me hace levantarme de la silla en la que curro cada 15 minutos. A veces, para qué negarlo, lo aprovecho para fumarme un cigarrillo (no consigo bajar de los 15 diarios). Y esa, esa es mi asignatura pendiente. Y no hay nada peor que una futura madre que se sienta culpable.
Como decía hoy a la hora de la comida: mi hijo nacerá como un Cristo, porque pagará las culpas que su madre sintió durante el embarazo. Y, como siempre, uno de los Mababo (en este caso Fritz) ha rematado la faena: si sigo fumando en realidad mi hijo nacerá como un Montecristo. En fin, es duro ser una viciosilla.
Ya se me ha acabado la verborrea, y eso que no tenía nada que contar. Pero no quiero dejarlo sin aclarar dos puntos:
1- Los comentarios se han ido "a fer la mar" sin que nosotros hayamos hecho nada extraño. Por ahora esperamos, a ver si vuelven de la misma forma que han desaparecido.
2- Cuando los Mababo se ponen a hablar de música, yo siempre guardo un respetuoso silencio, no sólo soy burra cibernética sino que además me sacas del jazz y la hemos cagao. En fin otra vez. No es que esté orgullosa, es que me han guionizado así.
Y hasta aquí hemos llegado hoy.


:: :: ::

martes, febrero 24, 2004



Amelia pollino 


Se me acaba de ocurrir que si Amélie Poulain fuese española se llamaría Amelia Pollino (También Amelia Potro o Amelia Borrico) y en lugar de esa etérea francesita en la que parecen no hacer mella las muchas horas pasadas fregando las mesas de un bar de barrio, veríamos en ella a la neurótica sociópata con delirios que realmente es y, claro, nadie pondría el más mínimo empeño en parecerse a ella. Tan estúpida disgresión viene a cuento de un par de tres conciertos que se darán en esta ciudad durante la primera quincena de marzo. El 27 febrero the Trash Can Sinatras; el 1 de marzo, The Clientele y el 12 de marzo, la guinda: Belle & Sebastian en el Palau de Congressos. Reconozco que trataré de no perdérmelos, pero no puedo dejar de asociar esos grupos con esas primas baturras de Amélie Poulain que crian gatos y comparten la angustia existencial del gallo Claudio. Creo que últimamente leo demasiados blogs.

Por cierto que eso me genera sentimientos encontrados -- mixed emotions, qué expresión más espantosa (me da la sensaci?n de que hoy estoy un pelín apocalíptico, que es la forma fina de decir tocapelotas)--. Creo que ya lo he dicho en alguna ocasión, mi contacto con las bitácoras es bastante reciente. Por lo que había leído anteriormente --fuera de la red-- pensaba en ellas como en una forma revolucionaria de intercambio de información, libre y horizontal, utilizada por mentes abiertas y disidentes que compartían conocimientos con la vista puesta en un mundo mejor. Luego, la realidad se ha encargado de demostrarme lo contrario. Quizá es una casualidad, pero los blogs que he conocido tienen que ver con la experiencia vital más íntima de sus autores.

Por varias razones, eso me genera cierta incomodidad. Por una parte, porque me da la sensación de que no hay intercambio de información, únicamente una muestra narcisista de la propia existencia. Con indepencia del interés que pueda tener la narración de esas experiencias, todavía me produce cierto pudor escarbar en ellas. Me resulta extraño que los autores expongan tan alegremente su vida, por mucho que ellos piensen que su escritura y sus inquietudes determinan un lector tipo. No puedo dejar de pensar que esas narraciones, en otros tiempos, las contendría en un cuaderno de colores, cerrado con un candadito y guardado en el fondo de un cajón. Por eso me cuesta meterme ellas. Por eso y porque me es muy penoso escudriñar unas vidas tan banales o más que la mía. No sé muy bien qué voy a encontrar en esas páginas, quizá experiencias y puntos de vista que me permitan enfocar mi propia existencia desde otra perspectiva, pero, en la mayoria de los casos lo que encuentro son anécdotas y peripecias de adolescentes tardíos.

Posiblemente se trata de comprender que estamos dentro de un juego, que tiene una reglas, que son las son y que sólo con ellas se juega. Si uno no las acepta o no las comprende, nadie le obliga a jugar. Aún así, me llama la atención la uniformidad de los contenidos, de las referencias culturales de esos contenidos, de las experiencias narradas y de las experiencias generadas.

Lo siento, yo no venía aquí a perorar sobre palimsesto e hipertexto. Sumisamente acepto las reglas de este juego y paso a narrar las peripecias de la guionista con la salud y la sanidad. Ya hemos contado en más de una ocasión el estado de beatitud en que se encuentra la guionista. Describirla como un buda feliz me pareció un gran acierto. En esas condiciones, enfrentarse a una extracción de sangre supone una dura prueba. Más si te da pánico que te saquen sangre, como le pasa a la guionista desde antes incluso de quedarse embarazada. La cosa se agrava cuando tu extracción se convierte en dos extracciones. Sí, eso es lo que le pasó a la guionista, como ella contó aquí ayer mismo. La segunda extracción se la han hecho hoy. Para la prueba de Toxoplasmosis, esa enfermedad de gatos (¿También de primas cazurras de Amélie Poulain?). Ella ha llegado muy nerviosa al centro de extracción y se ha enfrentado a un pobre chaval en prácticas que debía estar tan nervioso como ella. Conclusión: efecto Feedback. Ella está nerviosa, él está nervioso, ella se pone más nerviosa porque nota que él está nervioso, él nota que ella se pone nerviosa por que él está nervioso y se pone más nervioso todavía, ella nota que él se ha puesto más nervioso, de forma que su nerviosismo vuelve a aumentar. Y así hasta el paroxismo. Suerte que la guionista se va haciendo mayor y ya no se desmaya cuando la pinchan y empieza a brotar la sangre. No tanta suerte, porque ha tenido que asistir en plenitud de sus facultades físicas y mentales a los dos intentos fallidos del práctico por insertarle la aguja en la vena. Al final, el chaval, al borde de una crisis de pánico, se ha retirado y ha dejado paso a un facultativo de plaza que ha rematado la faena. Cuando yo me he encontrado a la guionista, ya en el trabajo, ella tenía los ohos enrojecidos. Al preguntarle qué pasaba, casi no podía articular palabra así que me he temido lo peor. Al final se ha soltado y me ha contado más o menos lo que he escrito más arriba. Más o menos, porque he decorado un pelín el relato. ¿Para eso somos guionistas, coño!

De los problemas con la sanidad pasamos a los problemas con la salud. Llevo desde el viernes intentando contar un "temita" que confesó la guionista-. me dijo (textual): "Cuando me duermo, se me duermen las manos". Cualquiera, incluido yo, hubiese pensado: "No, chata. Cuando te duermes, se te duerme todo el cuerpo". Así que solicité la debida aclaración. Lo que pasa es que las manos se le despiertan un par de minutos o tres más tarde que el resto del cuerpo. Entonces uno se aterroriza y piensa en Las Manos de Orlack, pero en seguida la guionista viene a traquilizarme. Ha leído en uno de esos manuales sobre la maternidad y sus problemas que le ha dado por leer, ahora justamente que está embarazada, que lo suyo es "el síndrome de tubo carpiano". Para los no familiarizados, como es mi caso, parece que, como la embarazada es "una fábrica ambulante" (sic), su corazón bombea mucho más fuerte y el flujo de sangre aumenta, de forma que su volumen supera el calibre de las arterias y venas de las muñecas que, al no poder absorber tanta cantidad de sangre, hacen que las manos se duerman. Es escandaloso pero no grave. Por suerte.

Bueno, parece que otra vez NO he sido breve, así que dejo para otro momento una disgresión que tenía preparada sobre la claridad y la concisión entendidas a la manera del infante Don Juan Manuel. Que no yo.

OTTO.


:: :: ::

lunes, febrero 23, 2004



Qué burra soy, pero qué buena madre seré!!! 


Había escrito un post muy largo hablando de muchas cosas: de las pocas visitas que recibe de fuera este blog (gracias magma), y de que no me importa que seamos pocos pero bien avenidos. De cómo me siento, de ciertos miedos, de patatín, de patatán...y como siempre, (cada vez me siento más madre y soy más burra cibernética) he hecho algo mal y lo he publicado dos veces. Y claro, lo he borrado dos veces, así que ya no está. Y este es una especie de resumen de todo lo anterior pero sin la gracia del de antes, porque yo soy una graciosa espontánea, y cuando me lo leo y releo todo, oye, pierdo el humor.
Y es una pena, porque no estaba mal la frase en la que decía: "por ahora no podré hacerme poppie, porque me tendría que comprar un gato al que llamaría "gato" y me podría pegar la toxoplamosis".
La toxoplamosis es una cosa muy rara que tienen los gatos y la carne cruda (si los gatos estan vivos también son carne cruda, por eso la tienen) y que afecta de forma especial a las mujeres embarazadas. Es una prueba que creía tener hecha pero va y resulta que los análisis no están donde debían. (son esas cosas que pasan en la seguridad social).
Pues todo eso y más contaba en el anterior post: como que mi zigoto ya no es un zigoto, ya es un feto, que es una palabra muy fea, y que mejor le seguimos llamando zigoto, porque él (el zigoto) ya se ha acostumbrado y porque a mí me parece que es más cariñoso.
Y terminaba diciendo que debo ser un amadre un poco rara, porque que a una madre le parezca cariñoso "zigoto" es para ser rara. ¿O no?


:: :: ::

viernes, febrero 20, 2004



Resumen semanal... 


Llueve, llueve cada vez más según empiezo a escribir. Hay que ver qué talento empezamos a tener los Mababos para la predicción meteorológica. Juro por mis muertos que ayer mismo el famoso Otto me dijo "no laves el coche, que mañana lloverá". Yo le hice caso sin creérmelo mucho, pero tachán, aquí está la lluvia, librando a mi bonito coche (espero) de su ya espesa capa de porquería. Ay.
He pensado pues, con la lluvia y todo, que una vez entregado el paquetito de folios de hoy, debidamente rellenos con la habitual sarta de tonterías, haría el resumen de esta semana para los autores de este nuestro Diario, que es el vuestro. Heme aquí pues...

La semana ha sido un pelín cansada, para qué negarlo. Dos de los Mababos hemos estado por las mañanas en un curso_realmente_intensivo, lo cual ha significado estar en esta casa doce horas diarias. Cansancio. Nosotros cansados por el curso, la guionista (fábrica ambulante) cansada de tanto fabricar su zigoto... parece que todos hayamos pasado por esta semana algo adormecidos. Bueno, la guionista más.
La guionista, por cierto, lleva el embarazo divinamente. De salud y de lo otro: esto no me atrevería a decírselo en persona, pero se le ve la felicidad en la cara. De verdad. Su rostro, en un día normal, tiene un aspecto beatífico, tranquilo, relajado. Como de fumada, pero sin. Se diría que está ya alcanzando el cielo o alguno de los estados previos al Nirvana. Ver cómo nuestra compañera se convierte en una especie de Buda adelgazado, un Papá Noel de bondad absoluta, es fantástico. Lo digo en serio: yo disfruto. Esta semana ella tenía que escribir un guión sobre el tema X, un tema bastante mundano. Y lo escribió. Si lo leéis ahora, sigue tratando del tema X, pero es de una X que se enamora. Se sacó de la manga una preciosa historia de amor de las que se leen con la cabecita torcida y diciendo "ooh". Si de normal ya es una bendición tenerla como compañera, ahora es una bendición divina con coro celestial, querubines y nihil obstat. Es adorable. Probablemente dentro de poco levitará...

Dicho esto, me queda explicar que esta semana se ha producido la entrada de un tercer Mababo en este Diario. De hecho podríamos llamarle el Papá Mababo, aludiendo al no menos venerable Papá Pitufo. Esperamos que escriba más (má que nada porque sabe) aunque dice que escribir por aquí se le hace muy raro. Ahora ya sólo nos queda que los otros dos Mababos que fueron invitados a dejar por aquí sus comentarios se hagan el ánimo, cosa que parece difícil.

Pues eso, buen fin de semana a todos. Igual mi coche ya está lavado.


:: :: ::

jueves, febrero 19, 2004



escrituritis o new rose (que cada cual elija) 


Como dice el otro mababo, que no es el otro, que soy yo, me veo en la obligación de decir: "seré breve". Aunque ya voy por mal camino. parece que ese "seré breve" va camino de convertirse en mi coletilla. Lo cierto es que no hoy no tengo demasiadas ganas de escribir. Llevo toda la puta semana, y reitero lo puta, y lo de semana, escribiendo. Se puede argumentar que me gano la vida escribiendo y es cierto, pero es que esta semana se ha acumulado todo. Pero todo, todo, todo. Así que estoy un poco saturado de escribir (Atención si hay algún químico en la sala: ¿Algo puede estar un poco saturado o es como lo de las putas, que no se puede ser un poco puta? Por si alguien se pierde, mi duda es si sólo hay un grado de saturación, como hay un único grado de putez.) Saturación y putez, dos rasgos definitorios de la profesión de guionista. vuelvo a mi queja, Me ha venido a la cabeza el palabro escrituritis --inflamación de la escritura-- para definir este estado. Es una putada porque no puedo más y sin embargo me apetece seguir escribiendo. Escribe o revienta, que decía el Lute después de aprovechar sus años de talego para estudiar derecho por la UNED. Bueno, este texto caótico lo que quiere es ilustrar la primera parte del título de este post y arrojar luz sobre una situación que compartimos los mababo (Recordad este nombre: La guionista y los mababo, promesas del circuito de verbenas veraniegas. Ya veréis, ya.)

La segunda parte del título viene a cuento, alguno de los cientos de miles de lectores de esta página ya lo habrá adivinado, de la canción que abre la segunda cara del primer elepé de los Damned (Damned, damned, damned, 197...). La susodicha tonada, que seguro que horrorizaría a la guionista, seguro, me vino a la cabeza ayer noche al salir del trabajo. Iba pensando en la situación sentimental de otro blogger al que parece que, de forma tácita, hemos prohijado. No sé por qué pero los asocié. Yo tengo un inglés digamos intermedio, así que no suelo entender las letras de las canciones y menos cantadas en cokney a 300 kilómetros por hora. Quizá fue el título, quizá el caos , pero lo cierto es que pensaba en ella y el blogger sin llegar a ninguna conclusión. Hoy sólo se me ocurre que por mucho que él piense ahora lo contrario, uno nunca es enteramente responsable de lo que pasa en situaciones como la suya, en la que siempre hay por lo menos otra persona implicada, con sus propias miserias y sus propias grandezas. Enfoca, muchacho, enfoca bien.

Por otra parte, llevo todo el día dándole vuelta a algo relacionado con el apartado anterior. Me da la sensación de que nos estamos apartando un pelín del relato de las vicisitudes de la guionista y su preñez. así que aquí estoy yo, Otto Mababo (llamadme así a partir de ahora, compañeros) para devolver las cosas a su cauce.

Es cierto que, en buena medida, la guionista ha tomado las riendas de su propio relato, incluso ha prometido colgar en breve fotos de su todavía inexistente barriga, así como la primera ecografía debidamente escaneada. Pero hay algo que la guionista no suele escribir por pudor: sus frases célebres. Cada día nos regala con numerosas perlas salidas de su boca y relacionadas con su embarazo, de forma que nos estamos planteando seriamente recogerlas en un glosario aparte. Como quiero ser breve y estoy cansado de escribir, hoy consignaré sólo la más memorable. Como seguimos a vueltas con su somnolencia, hoy nos ha sorprendido con una teoría bizarra de incontestable brillantez. Según ella--textual--: "si me duermo, es poque estoy cansada y, si estoy cansada, es porque soy una fábrica ambulante". ¿Y qué fabrica nuestra sensible fábrica ambulante? "Estoy fabricando un ser humano. Ahí es nada", dixit. Cada cual que saque sus conclusiones.

Bueno, me despido porque hace ya cinco minutos que el Gran Hermano ya no me paga el tiempo que estoy pasando delante del ordenador, je, je. Creo que otra vez he vuelto a no ser breve. "Vaya, he vuelto a no ser breve" será mi segunda coletilla, lo veo venir.


:: :: ::


Quin disgust... 


En fin, qué disgusto.
Como ya contamos, aquí somos seguidores de blogs como quien sigue culebrones. Tanto, que a menudo teníamos que hacer cierto esfuerzo para recordar que no son personajes de ningún guión. Son reales. Eso hace que las historias no sean historias, sino vivencias. Con lo cual, respeto absoluto. Yo aún diría más: respeto.
A pesar de todo, o quizá precisamente por eso... hoy en la redacción estamos realmente disgustados. No es que la pareja que ha roto sean amigos nuestros, que no. Pero, por cómo los conocimos y cómo seguimos su historia, eran para nosotros como una pareja de ficción: como la de Desayuno en Tiffany's, LA NOVELA NO LA PELÍCULA, donde no sale la pesada omnipresente de Audrey Hepburn (no a la sobre-explotación poppy!) y ella es, sí, un poco ligera de cascos (Álvarez). O como la de Lost In Translation.
Suponemos que a ellos esta comparación no les hará demasiada gracia, y lo sentiremos si se molestan. A nadie le gusta verse reducido a un personaje de película, pero el mundo de los medios de comunicación y yo somos así, señora, y no hace falta tener una carrera sobre el tema para darse cuenta que un blog no cae tan lejos de un folletín.
Y esta ruptura nos ha afectado porque los personajes nos caen bien. Porque conocemos sus pasados, y porque nos han dejado compartir con ellos sus momentos buenos, sus alegrías y sus caricias (no todas).
Pues eso. Qué disgusto nos hemos llevado esta mañana.


:: :: ::

miércoles, febrero 18, 2004



The other 


No te enfades, otro, ni te menosprecies. Date cuenta de que en la vida de las personas, muchas veces el "otro" es más importante que sus propias vidas. ¿Cuántos otros han conseguido lo que no han hecho lor primeros?, ¿cuántos otros han llevado a la perdición cientos y cientos de vidas? (por no hablar de las "otras" como la Pantoja?). ¿No es acaso sumamente importante en la cinematografía española la película "Los otros"?, ¿no te sientes identificado con ese "otro" de Amenábar?. ¿Tú crees que si ser el "otro" no fuera importante Nicole Kidman hubiera aceptado el papel?. recapacita, hombre, que tú eres nuestro único "otro". Y eso está muy bien.
Y también queda bien para una peli porno: la guionista, el fontanero y el otro. Y si queremos hacerla transcendental incluso podría convertirse en una de Bergman.
pero oye, si de verdad de la buena que te molesta, nada más fácil qe nunca más llamarte el "otro". desde aquí te lo digo "otro", a partir de ahora serás "éste". Como por donde sale el sol pero con acento.
Ah!, por cierto, no es que no me gusten los títulos de los post en inglés, es que me dan muuuuuchaaaa rabia, porque la mayoría no los entiendo. Así que este es el primero y el último. Que no el "otro".


:: :: ::

martes, febrero 17, 2004



seré breve 


No me voy a extender mucho, creo. Sólo quería decir que, peude parecer una trivilaidad pero eso de ser "el otro" no me hace mucha gracia. hay que reconocer que ser "el fontanero" no es demasiado alagüeño pero ser "el otro" siempre ha sido ser "el otro".

Hay dos y llega "el otro" y claro, ya son tres, Y ya se sabe que tres son multitud. Así que ¿Quién se pira? el otro. El otro nunca es el uno, ni el primero. Es "el otro", antes siempre ha habido uno. Es la historia de mi vida. Ser el otro de los demás. Digámoslo desde aquí (¡Elvira cuanto daño has hecho!), eso de que me llamen "el otro" me ha llegado muy hondo. Creo que me comeré otra bolsa de quicos para olvidar.

Como recordaba la guonista esta misma mañana, yo era de esos a los que el contestador de Telefónica les decía: "El servicio contestador de telefónica le informa de que no tiene amigos". Claro, mis amigos siempre llamaban a otros que no era yo, que era "el otro" al que no llamaban. Por eso me hacía tanta ilusión compartir esta página con la Guionista y los mababos. Bonito nombre para una orquesta de verbena, por cierto.

Yo no he tenido muchas oportunidades en esta vida de hacer cosas en común con otra gente, a pesar de intentarlo o de creer que lo estaba intentando; así que cuando pusimos en marcha esta página me hizo mucha ilusión porque, casi sin darme cuenta estaba haciendo algo constructivo con otra gente. De lo destructivo, ya hablaremos otro día. Ayer mismo pensaba pensaba en todo esto y casi me da una subida de azúcar de lo melífluo que me puse.

Pero, claro, ahora soy el otro. Quizá es porque he escrito el título de un par de post en inglés, extremo que desagrada a la guionista sobremanera. Desde aquí os digo dos cosas: una a los que escribís cabeceras de post en inglés, ojito que la guionista está yendo al British. Y dos: Guionista, si lo del "otro" es por esos post en inglés, te emplazo a que me lo digas.


Vaya, al final no he tan sido breve. Ni tan coherente.





:: :: ::


La tarde 


Ya sé que el título parece un programa vespertino presentado por Mª Teresa Campos (los más jóvenes, ay!, no teneis esa referencia), pero es que yo voy camino de convertirme en ella!!!!!. O por lo menos, en terelu. Por eso, tras pelarme (de nuevo) la clase de Tai-chi, me he ido a la herboristería y me he compardo: "farfalleintegrale-fusilliintegral-tomatessecosenaceitedecultivobiológico-tortitas de arroz (como esto es más común lo he puesto por separado, es que a veces me dan síntomas de modernor)-col tipo chucrut, de la morada, pero oyes, también de cultivo ecológico- y creo que dos chorradas más, que como me ha costado un huevo, de mi pareja, (menos mal que ya estoy fecundada) me ha dejado sin ganas de comer. Y eso que me ahorro. Así seguiré siendo una sílfide hasta que no pueda más. Ah!, eso sí, mañana a mababo (a todos los mababos) se les va a caer la baba cuando me vean a la hora de la comida con mi taper de "fussilli, o farfalle (eso aun no lo he decidido) al aroma del basilico i pomodori seci"". ¡Fontanero, hazte algo esta noche que el "otro" traerá arroz al horno!.

:: :: ::


El ginecólogo naturista 


A mí no me hacía mucha gracia meterme en este diario, por pudor y porque si tengo que decirle algo a la guionista, se lo digo y ya está, que para eso la tengo cerca, pero al leer acerca del ginecólogo naturista he recordado una experiencia propia que me gustaría compartir.

Un ginecólogo naturista siguió nuestro embarazo desde el principio, a la vez que el ginecólogo de la seguridad social. El objetivo era un parto natural, acuático -natural para las ballenas, principalmente- agradable y poco traumático.

En la primera visita nuestro naturista sacó un péndulo de su bolsillo y lo dejé inerte sobre la barriga de mi chica. A los pocos segundos afirmó: es una niña. Nos miramos sorprendidos porque las primeras ecografías realizadas en la seguridad social confirmaban -según los médicos- esa predicción. ¡Qué bueno es este médico, aunque sea naturista!, pensamos.

Pasamos un embarazo de lo más agradable y tranquilo. No recuerdo limitaciones en ningún sentido. Pasaron los meses y el médico naturista -que al parecer había olvidado su predicción- volvió a sacar su péndulo sobre la barriga, esta vez ya en movimiento -la barriga, no el pendulo_. No tardó mucho en aseverar: es una niña. No hay duda.

A esas alturas teníamos la pequeña habitación llena de cositas de color rosa. Se cumplieron las fechas necesarias y el bebé se negaba a salir. Debía encontarse muy cómodo allí dentro. Pasaban los días y nada cambiaba. 16 dias después de la fecha prevista no nos quedó más remedio que ir al hospital, olvidar nuestro parto acuático y pasar por una cesárea para que naciera felizmente nuestro hijo L.... que tiene ya 12 años y va a empezar a afeitarse de un momento a otro.

No pretendo desanimar a la guionista, porque al fin y al cabo, también se equivocaron los médicos convencionales, pero si le ponen un péndulo en la barriga, le recomiendo que recuerde al profesor Tornasol y su célebre frase: "Al Oeste. Siempre al Oeste". No tiene gran utilidad en caso de embarazo, pero le dará risa, que siempre está bien.

Otro día contaré más cosas del médico del péndulo.


:: :: ::


El bocadillo y la movilidad 


Esta mañana nada más llegar al curro me he zampado un bocata de no te menees. Ya sé que queda bastante mal decirlo así, pero oye, prefiero decirlo yo con mis propias palabras que no que lo cuenten los zangolotinos de mis compañeros con las suyas. Que pueden ser más divertidas, sí, pero me llevan mucho más rápido hacia el camino de la vacaburrez.
Y dicho esto, voy a lo importante: os presento al ginecólogo naturista. Una especie humana muy agradable que tranquiliza a las pequeñas neuróticas que todas llevamos dentro. Mi zigoto (que ya no será tal, porque ha crecido mucho) mide 12 mm. Vale, ya sé que no es una gran talla, pero si pensamos que sólo tiene siete semanas y que hace dos sólo media 3mm, lleva una carrera meteórica en cuanto a crecimiento personal se refiere.
Todo va bien, muy bien, ya tiene una especie de corazón que el definió como "vitalidad", o sea, que está vivo (ya sé que todos lo habíais cogido, pero es que que esté vivo es bastante importante para una madre). Y nos hizo unas cuantas fotos en las que ha salido bastante favorecido.
El único problema es que no os las puedo enseñar (y esto mababo también lo sabrá cuando lea este post). Desde aquí os lo digo (vamos a seguir homenajeando a Elvira, qué caramba), seré una madre estupenda, es cierto, porque no tengo papelitos de las ecografías, sino que me las grabó en una cinta VHS. Y si esperais que yo cuelgue esas imágenes, antes podreis ver cómo se derrite el brazo incorrupto de San VIcente (lo tienen en la catedral de Valencia, es asqueroso). ¿Qué quiero decir con esto?, que no tengo ni puta idea (cuando el zigoto pueda oir dejaré de decir palabrotas) de cómo colgar esas imágenes. Pero prometo hacerme una foto de la mini-barriga para consolaros. Y escanear (eso lo hará el fontanero) al zigoto de 3mm.
Más tarde o más pronto lo podreis ver (a quién os ineterese, vaya). Por ahora a mí, como buena madre que seré, el tiempo de los demás no me importa ;-)


:: :: ::

lunes, febrero 16, 2004



De blogs y diarios 


Sí, tanto Mababo como la Guionista somos seguidores desde hace años del género de los blogs (vale, fui yo el que empezó, pero ¿quién tuvo la culpa? Ella? Sin duda esta adicción (más sana que otras, al fin y al cabo) fue la culpable de que, una vez conocido el embarazo de nuestra compañera, le montáramos uno lo antes posible. Es evidente que utilizamos el embarazo como excusa, porque ninguno de nosotros se hubiera atrevido a montar uno en que contara su vida personal. Lo vemos demasiado expuesto, demasiado a la vista de todos. Porque para nosotros, en los últimos meses, el asunto blogs ha sido nuestro motivo de charla favorito.
En otros centros de trabajo, en el almuerzo se habla de la liga y los equipos. En esta redacción, en cambio, se habla de blogs.
Hoy lunes, por ejemplo, en otros lugares seguro que se ha hablado del partido-robo de anoche. Pues bien, aquí se ha hablado... sobre si anoche leímos el blog de tal o cual que hacía referencia a otro blog y que si hemos visto en tal fotoblog las fotos de tal cosa que precisamente fue el dia en que tal y cual que tienen también blog, etc etc. Y no, nosotros no conocemos en persona a ninguno de estos chicos, pero de todas maneras seguimos sus vidas con devoción, deportivamente. Si anoche fueron a una fiesta, comentamos cómo era la gente. Si ayer visitaron Madrid, hablamos de si conocemos ese barrio. Tenemos cierta idea de dónde viven, e intentamos deducir en qué trabajan por lo que cuentan. A algunos autores de blogs los consideramos "nuestros": nos identificamos con ellos. Amamos sus dibujos, sus fotos, sus historias. A otros (vale, sólo a uno) los odiamos, directamente. ¿A todo el mundo le pasa esto?
Es por ello que a veces pensamos que este Diario hace justicia al poner una parte de nuestras vidas también al descubierto. Estamos devolviendo el favor, en cierto modo... ¿o no?


:: :: ::


una voz interior 


La guionista sostiene que es preferible que mababo lleve al dia su diario. Según dice, los comentarios de mababo son más divertidos que los suyos. Es más que discutible, pero bueno... Mababo consideramos que es absurdo que exista el diario de una guionista embarazada sin la susodicha guionista, así que insistimos en que se deje de mandangas y se ponga a escribir. Como no lo hace, provisionalmente y sólo provisionalmente, seguiremos escribiendo nosotros.

Hoy cabe reseñar que la guionista ha aterrizado con la especie de que por fin ha sentido los primeros síntomas de su embarazo. La señal en cuestión fue un intenso ardor de estómago tras la ingesta de, segun la guionista, una moderada ración de escalivada. Para quienes no están familiarizados con la cocina mediterránea, escalivada: pimiento, cebolla y berenjena asados, a veces tambi?n patata, todo ello regado con abundante aceite de oliva virgen y ajos triturados. Si se acompaña con anchoas caseras, te cagas. Aquí dudamos de la moderada ración y apostamos, dados los arrebatos alimenticios con los que nos ha regalado la guionista en estas últimas semanas, que más bien acabó con una cazuela de seis raciones y luego ronroneó plácidamente. Claro que, a su edad, la vesícula no perdona, así que a medianoche debió despertar a la guionista para cobrarse su deuda de bilis. De ahí el ardor y el malestar.

Pensábamos que este reciente síntoma de preñez tranquilizaría la congoja de la guionista respecto a la inexistencia de manifestaciones de embarazo. Pues no. Ella sigue necesitando un refuerzo, así que se ha ido a ver al famoso ginecólogo naturista, personaje que, como ya dijimos, incorporaremos como secundario a nuestra trama. El facultativo naturista le har? una ecograf?a naturista de forma que, si todo va bien, mañana tendremos la segunda imagen de Zigoto. Ahora ya sí con mayúsculas. ¿Cómo será una ecografía naturista? No puedo dejar de imaginarme un aparato como los que salían en las películas de Tarzán. Aquellos lavaplatos, ascensores y cocinas hechos de lianas y bambú y movidos por tracción animal pero que eran la envidia de cualquier hogar de clase media de los años 40 y 50. Como diría Buenafuente, desde aquí todo mi respeto para el colectivo ginecológico-naturista.

Por otra parte, la guionista hoy a vuelto a regalarnos con esos aforismos que empiezan a hacerla célebre --o deberían-- en la blogosfera. Hoy ha dicho "todas las madres deberían ser burras cibernéticas, si no no son buenas madres". Ahí queda eso. Creo que la sentencia pretendía ser una disculpa --un intento que cargarle el mochuelo a otro o de diluir la culpa-- por haber colgado dos veces el mismo post. Probablemente, cuando leáis esto, el problema ya esté? solucionado. Si no, quedará constacia de la burrera cibernética de la guionista y por tanto de su destreza como madre. Como diría Elvira Lindo: Guionista, desde aquí te lo digo, vas a ser una madre estupenda.

Otra muestra de la habilidad de la guionista para las frases brillantes: "yo no puedo luchar contra mi cuerpo. Antes ya no podía y ahora menos". Dicho esto último mientras se frotaba la barriga que todavía no es tal. La frase venía a cuento de un concierto que hay el viernes al que quienes componemos mababo, es decir el fontanero y yo mismo(a), que todavía no estoy identificado, pretendíamos ir en comandita. Ella insiste en que las once de la noche es demasiado tarde. Yo no puedo dejar de imaginármela diciendo "hay una pequeña voz dentro de mí que crece y me dice soy zigoto, la voz de tu cuerpo, no luches, no luches y ven hacia la luz. Guionista ven hacia la luz". Me da un ligero escalofrío sólo de pensarlo.



:: :: ::


Ser madre 


Yo nunca pensé en mi reloj biológico hasta el año pasado. Y no fue porque me estaba haciendo mayor para poder tener un hijo, sino porque un día, sin venir a cuento, pensé "quiero tener un hijo". Me encontraba en una situación cómoda para poder empezar a pensar en ello, y aún así, me sorprendió.
Siempre me gustaron los niños, me lo paso muy bien jugando y hablando con ellos. pero siempre eran los hijos de los otros. Y mi tiempo con ellos era limitado. Ahora es una vida nueva y entera dedicada a una criatura indefensa que depende totalmente de ti. De mi y de mi chico, y agradezco que esté ahí para poder compartir esto con él. Debe ser muy duro ser madre sola (sois muy valientes, chicas) y yo no sé si me atrevería. De todas formas, sea madre solitaria o acompañada, creo que es un paso lo bastante crucial en la vida como para no tomárselo a la ligera. Lo mejor para eso es madurar un poco, y claro, si maduras ya no eres joven, y tienes otro tipo de problemas con el embarazo. Pero si eres joven, quizá, no tengas muy claro lo de ser madre, aunque sí un cuerpo que aguanta muchos más trotes.
No tengo nada en contra de mi cuerpo, y más ahora que aún sigo sin "notar" nada. pero sí en contra de las comidas de cabeza que a veces me entran y que deben de ser inherentes a la edad (madre de más de 35=quizá problemillas). En fin, esta tarde espero que el nuevo personaje que incorporemos (ginecólogo) nos traigas buenas noticias. Y prometo que el fontanero colgará la eco que me hagan ...porque supongo que me harán alguna.
Mababo está en un curso, y yo me aburro sin ellos.


:: :: ::

viernes, febrero 13, 2004



alusiones 


Nada más lejos de la intención de mababo que convertir este emotivo blog en un torneo de ping-pong en el que cada cual saca a relucir las pequeñas miserias que alegran la vida de los demás guionistas. Una vida por otra parte bastante menos apasionante de lo que los profanos podrian imaginar. Quienes lean este blog ya se irán dando cuenta de que la profesión de guionista dista mucho, pero mucho mucho mucho, de la imagen romántica que la imensa mayoria de los mortales tiene de ella. la imensa mayorí­a de los que tienen una imagen de esta profesión. Porque quienes no la tienen, pues no la tienen y ya está.

Vení­a diciendo que no quería convertir esto en un duelo de ingenio, pero me he sentido (a) aludido (a). Como no me iba a sentir si sobre mi se vierten calumnias y falsedades del tipo: "se zampa paquetes de Aniti­nes troche y moche y se duerme cuando repasa el trabajo de la guionista". ¡Falso!¡Absolutamente falso! ¡De las anitines me estoy quitando! ya sólo las como de vez en cuando! y en cuanto a dormirme viendo el trabajo de la guionista ¡Falso también! me duermo viendo el trabajo de cualquiera, sea el de ella o el de los demás. Con mi propio trabajo me pasa menos, pero los que vayan leyendo esta página ya comprobarán que eso es lo que tiene la profesión de guionista. Que tiende al narcisismo.

Como mucho podría llegar a reconocer que juzgué mal a la guionista al pensar que era dura. Es posible que estuviera dormido (a) cuando ella demostraba su ternura y por eso me he hecho una imagen deformada. Es posible que haya sido así en cada ocasión que ella ha sido tierna en los casi cuatro años que trabajamos juntos (as). Cosas más raras se han visto.

Para quienes no estén familiarizados con la profesión de guionista y su jerga, hay que explicar que "anitines" es el snack de máquina favorito de los escritores para la imagen. Unas rosquilletas de altísimo valor calórico y excelentes textura y sabor, en las que hay incrustadas deliciosas semillas de girasol. Sospechamos que se inventaron para misiones espaciales, porque con una de estas rosquilletas el cuerpo humano obtiene los nutrientes necesarios para afrontar el trayecto entre la Tierra y la Luna. Y con otra puedes hacer perfectamente el trayecto de vuelta sin que te acucie el hambre. Es más que probable que Amstrong, Aldrin y Collins se prepartieran entre los tres un paquete de Anitín en su gesta espacial. Los guionistas, siempre en vanguardia, hemos descubierto las bondades de este snack y los consumimos en cantidades ingentes. De esta forma obtenemos la energía necesaria para parir textos como este que tenéis ante los ojos. Que sepáis que la guionista se ha quitado, pero antes también las consumía de mil amores. Dado que ahora necesita un aporte extra de energía, se ha pasado a las drogas duras y no se mueve por menos de un bocata de Chopped.

¿Que exagero? ¡Ni hablar! Ayer la guionista pasó un culo de ir a su clase de taichi, que tan bien le vendría, por cierto, para mantener la flexibilidad ahora que camina con paso firme y constante hacia la vacaburrez. ¿Qué diréis que hizo en lugar de ir a taichi? ¡Efectivamente, se quedó en casa zampando! Ella lo decora diciendo (textual): "estaba tan feliz con mi música, mis velas, mi barrita de incienso" ¡Pero estaba zampando! No ha querido reconocerlo a la primera pero luego se le ha escapado que se preparó unos montaditos que si no contenían una vaca es porque el rumiante huyó mugiendo escaleras abajo (en casa de la guionista no hay ascensor).

Nota sobre la marcha del embarazo: La guionista no ceja en su obsesión de que no nota nada, así­ que ha optado por acudir a otro ginecólogo, naturista, para que le diga que es normal que no note nada. Saludos pues al ginecólogo naturista. Lo incoporaremos a nuestra página como personaje secundario.


:: :: ::


Mababo 


Hoy no me he pegado ninguna "cabezadita" en el curro. Debe ser porque me he levantado descansada y lozana (como la andaluza). pero este post es para contar cómo uno de los componentes de Mababo ha sufrido un ataque fulminante de "zigotismo".
Primero se ha zampado un paquete de Anitin en un "visto y no visto", y no contento con eso, le ha entrado el susodicho zigotismo...viendo el fruto de nuestro trabajo, que tanto cuesta de parir (como un bebé, vaya, con contracciones y todo). Y además, no ha sufrido esa breve narcolepsia mientras veí­a el fruto de "su" trabajo, sino el de "mi" trabajo.
Ahora entiendo porqué pensaba que yo no era "demasiado sensible", "una tía dura" y ese tipo de cosas. Si se duerme como si estuviera embarazado!!!!!!.
Cuidadín por ahí que igual el zigotismo atacante se extiende por el planeta


:: :: ::


Los sueños 


He dormido 8 horas de tirón, y he soñado con internet, con visitas, con gente hablando y riendo. Más o menos feliz. Y, rodeada de gente, celebrábamos algo. Ha sido un sueño "bonito" (no se me ocurre definirlo de otra forma), y "mogollónico". Supongo que descubrir este regalito ha sido más impactante de lo que pensaba en un principio.
Me gusta levantarme con la idea de visitar la página de la guionista embarazada y ver lo que opina la gente (conocida o no) y soltar una lagrimilla (no os podeis imaginar cómo se pone una de sensible cuando está embarazada, aunque antes de estar embarazada ya fuera sensible y no se notara). Pero es que todo esto emociona mucho, pone contenta y te da alegría vital.
Es mejor que el prozac, os lo recomiendo. (no el prozac, aunque eso cada uno ya verá, sino lo del blog)... (o mejor aún, quedaos embarazados que eso sí que es una maravilla)


:: :: ::


a day in the life  


Ayer fue ese dí­a. Esta pá¡gina salió del armario. Hasta ayer, el diario de una guionista embarazada era cosa de dos personas fundamentalmente, por no decir exclusivamente, y ninguna de las dos era la propia guionista. Ayer la cosa cambió radicalmente cuando le dijimos, a la guionista, que tenia un blog a su disposición. A partir de ese momento, el resto de sus compañeros, los que no estaban en el ajo desde el principio, supo también de la existencia de esta página. La acogida fue calurosa, todo el mundo se mostró dispuesto a participar en el seguimiento del este embarazo.

Además, por fin pudimos empezar a dejar invitaciones en otras páginas que nosotros visitamos habitualmente. Nos moríamos de ganas de hacerlo, queríamos recibir visitas y comentarios, pero no nos habíamos abierto a los demás por miedo a que la guionista se enterase de la existencia de su diario por otra ví­a que no fuese sus creadores. Ahora, ya lo sabe, así que barra libre a las visitas y los comentarios. ¡Bienvenidos sean!

Ya he --hemos-- dicho que los post que se colgaron hasta el día de ayer eran cosa de dos. A partir de ahora, Mababo se convierte en una voz polifónica -- como los móviles-- que servirá de órgano de expresión a los compañeros más próximos a la guionista. Además, esta página contará con otra voz, la de la propia guionista. De hecho, al abrir el ordenador esta mañana me ha extrañado que ella no hubiese colgado nada durante la noche. Ayer por la tarde, especulábamos sobre si ella misma iba a escanear y colgar la primera ecografía. No lo ha hecho...Todavía.

Cambiando de tema, creo que este diario nos va a deparar muchas sorpresas a quienes colaboramos en él. Sorpresas respecto a la percepción que todos tenemos de la guionista, de la percepción que la guionista tiene de nosotros y de la que tenemos cada uno de nosotros (as) de los demás colaboradores. Esto viene a cuento de un comentario que hizo ayer uno de nosotros. Al señalar los demás que habí­a que ser muy delicados con la guionista en nuestros comentarios porque, desde que empezó el embarazo está especialmente sensible, este compañero comentó que ella siempre ha sido muy sensible. Yo nunca hasta entonces había pensado en la sensibilidad de la guionista, pero me chocó el comentario. Creo que, hasta ayer, si me alguien hubiese preguntado por la personalidad de la guionista, jamás la habría definido como "muy sensible". Estuve un rato dándole vueltas y llegué a una doble conclusión: que yo hubiese dicho que la guionista era una tía más bien dura y que posiblemente, a pesar de que llevamos años trabajando codo con codo, no la conocía tanto como yo creía. Ya digo, me da la impresión que todos vamos a aprender mucho con este diario...


:: :: ::

jueves, febrero 12, 2004



Gracias amiguitos!!!!!! 


¡La ilusión!, así­ es como tendría que haber titulado este día. Por la ilusión que me ha hecho poder leer lo que mis compañeros opinan de mí (cosas no demasiado buenas a veces, todo hay que decirlo, pero graciosas, eso no se puede negar). Pero no me importa porque soy FELIZ. Y me hace feliz muchas cosas: tener tan buenos amiguitos, Mababo, va por vosotros. Comerme la cabeza por si mi zigoto sigue adelante aunque yo no note nada de nada. Y también tener algo que enseñarle al zigoto cuando deje de serlo y sea capaz de mostrar interés por una página de internet. Porque, oye, una página tan efímera (nueve meses si todo va bien), no la tiene todo el mundo. Y menos regalada. Veo, veo que me voy a empezar a poner un poco moñas, porque me empieza a picar el ojo izquierdo y no quiero que me caiga una lágrima en un ordenador prestado.
Lo vuelvo a repetir y lo diré hata que me canse (en 9 meses más o menos) GRACIAAASSSSSS CHICOOOOSSSSS!!!!!. ole, ole, ole!!!!!


:: :: ::


bueno, bueno, bueno 


La guionista ya se ha enterado. Ya sabe que existe esta página. Por suerte, se ha enterado por nosotros y no curioseando por la internet. Ha sido una especie de gatillazo porque nosotros, como creo que ya dijimos en otro post, querí­amos aguantar un poquito más antes de decírselo, pero todo se ha precipitado. Un dí­a, al poco de quedarse embarazada la guionista, mucho antes de poner en pie esta página, comentamos de pasada la posibilidad de crearla. No sé muy bien por qué, la guionista se ha acordado hoy de esa conversación y ha exigido que le creáramos la página. Los responsables nos hemos mirado y, como pardillos, hemos cantado de plano a la primera. En fin, es lo que tienen los guionistas, que son --somos-- unos pusilánimes.

Por suerte se lo ha tomado muy bien. Mejor que muy bien. Le ha gustado mucho, muchí­simo, y para nada se ha molestado por el hecho de que todo el mundo se entere de cómo va su embarazo. Al contrario, ha salido de la somnolencia inherente al zigotismo compulsivo para exigir que se le dé paso. Curiosamente, este arrebato no se ha visto acompañado por la deglución masiva de snacks de máquina ni por la necesidad de fumarse un cartón de Chester. Esperemos que, a partir de ahora, cuando le dé la pulsión, se ponga a escribir y abandone los sórdidos vicios en los que había caído últimamente.
Por cierto, un pequeño detalle sobre la marcha del embarazo. La guionista está preocupada porque no nota nada extraño. Es como si desease sufrir vómitos, mareos y súbitos cambios de humor. Además de la somnolencia y el hambre ya descritas. Si alguien puede reconfortarla en este sentido, por favor que haga algún comentario. Gracias.

Bueno y ahora ya damos paso a la guionista elle-même. Tratadla con amor, que está muy sensible.


:: :: ::


Dilema! 


Claro, esto es un dilema.

Como os contaba antes mi compañero en Mababo (el que escribe más, porque yo aún estoy más pendiente de la parte técnica, aunque espero que cambie la cosa), a todos los que nos agrupamos bajo este tonto pseudónimo nos apetece muchí­simo que llegue el momento de enseñarle a la guionista (tacháaan), este blog. También nos apetece mucho (por favooor) que no le parezca mal la sorpresa, que no le moleste que esté a la vista del público (ya veis que somos respetuosos, ¿no?), y que le haga gracia. Y sobre todo nos gustarí­a mucho que, cuando ella descubriera el pastel, se encontrara esto lleno de gente que la visita y le deja comentarios, la anima, comparte sus cosas, etc.

Pero de momento nadie que no seamos nosotros se pasa por aquí, claro. Jum.

El dilema es: ¿Cómo podríamos ir haciendo publicidad para que cuando ella llegue esto ya esté lleno de visitantes y comentaristas? El método habitual en la blogosfera serí­a "anunciarnos" dejando comentarios en los blogs que más visita la guionista (digamos éste, éste, o éste, que tanto la sobresalta). Pero claro, ella nos verí­a y visitarí­a este blog cuando no procede. ¿Qué hacemos? ¿Se lo decimos directamente a borjamari y que nos critique, lo que sería bueno para las estadísticas pero fatal para nuestra autoestima? Qué sé yo.

Y ahora, visitantes todos: si por un casual habéis caí­do por aquí, leed el blog y dejad comentarios... por favor...


:: :: ::

miércoles, febrero 11, 2004



confirmada la epidemia 


Se confirma que el zigotismo compulsivo no es flor de un dí­a. Hoy se han vuelto a repetir, paso a paso los acontecimientos de los últimos días. Una única variante: antes de quedarse sopas, la guionista a dicho: "una cabezadita de cinco minutos nada más, para descansar". Mababo confia en que no sea realmente contagioso. Aunque casi todos los que rodeamos cotidianamente a la guionista empezamos a notar alguno de los sí­ntomas. A decir verdad los dos principales: el hambre y el sueño. Hambre y sueño. hambre y sueño. No deja de ser curioso que cuando uno se enfrenta a los momentos cruciales de su vida, todo se reduzca a lo más básico. Comer y dormir. Eso sí, hay que reconocer que la guionista está muy graciosa así. Ardo, ardemos en deseos de darle a conocer su diario y que ella misma empiece a hacer anotaciones. También nos apetece mucho que la página pueda darse a conocer públicamente, de forma que lleguen los comentarios.

:: :: ::

martes, febrero 10, 2004



all the young dudes (dudo de todas las jóvenes) 


Una duda planea sobre Mababo. Cuando la guionista descubra este diario, cuando se lo descubramos -- al fin y al cabo es un regalo para ella-- se sentirá halagada o, por el contrario, se cogerá un mosqueo impresionante por ver su embarazo relatado con pelos y señales. A mi me harí­a gracia tener un relato dí­a a dí­a de cómo me he ido comportando en un perí­odo como este. Además quedarí­a cosntancia de lo que he hecho y dicho, de forma que nunca podrí­a afirmar, siendo ya madre, que jamás dije o hice determinada cosa. Es tan fácil negarse a uno mismo. Sobre todo cuando las palabras y las obras digamos que no nos enaltecen precisamente. Por si acaso, guonista no te enfades. Esto esta hecho con mucho amor y buena intención.

:: :: ::


zigoto 3 


¡Lo consiguió! La guionista congenió con el ginecólogo y éste accedió a hacer la ecografía. La primera ecografía. Hoy la hemos visto. "Zigoto", así­ se llama por ahora la criatura, ya tiene tres milí­metros y alguien se ha atrevido a afirmar que se parece a su madre. Derroche de ingenio. Los más allegados, es decir los que estamos más cerca de la guionista en el trabajo, hemos intentado hacernos con la ecografí­a para colgarla en esta página. Lo hemos intentado de pensamiento, palabra y omisión por que de obra nada de nada. El problema es que la guionista todavía no sabe que este diario existe y que tratamos de llevarlo más o menos al dia. Es comprensible entonces que tratemos de colgar algo tan crucial como esa ecografía y es comprensible también que no lo hayamos hecho. A ver quién es el espabilao que se hace con la ecografía, la escanea, la cuelga aquí y la vuelve a meter en el bolso de la guionista sin que ésta se cosque de nada. Y en el tiempo de una jornada laboral de funcionario. ¡Qué estrés!

Consignamos también la aparición de una nueva epidemia, no inventariada todavía por la OMS: el zigotismo compulsivo. El paciente, la pacienta, sufre alternativamente periodos de letargo y fases de hiperactividad en las que devora todo cuanto le cae entre las fauces. Sin ninguna clase de complejos ni culpa. ¡Ahora sí que puede zampar! Una vez satisfecho su pantagruelico apetito, vuelve a caer en la somnolencia hasta el punto de asegurar --es textual--: voy a echar una cabezadita aquí... un momentito sólo"... y silencio, se vence sobre la pantalla del ordenador y así se queda un par de minutos. hasta que decide ¿que está en el trabajo y no queda demasiado bien eso de dormirse sobre el ordenador? ¡No señor, no! Decide que ya tiene suficiente, que ya está más descansada. Quizá exagero, lo reconozco, pero si non é vero, é ben trovatto ( o así­). Lo que nos ha llevado a deducir que esto no es normal y que se trata de una dolencia posiblemente contagiosa es que, cuando la guionista se ha levantado de un respingo, lo primero que ha dicho es: "¡El caso es que esta noche he dormido de puta madre!", para acto seguido dar cuento de medio paquete de rosquilletas que se había dejado "para el segundo almuerzo" (sic). Digan ustedes si eso es o no es normal.


:: :: ::

jueves, febrero 05, 2004



despistando 


Si alguien se acerca a esta página, lee a Mababo y nota algo raro, que no se alarme. Efectivamente, notará diferencias en el estilo y los cotenidos de sus post. Eso se debe a que, como Dios, Mababo es uno y trino. O trina...

Mababo, sospecha --sospechamos-- que la guionista embarazada juega a despistar. No es que no esté embarazada, seguro que lo está, sino que se dedica a sembrar dudas sobre el momento exacto de la fecundación. Según le convenga, hace tres, cuatro o incluso cinco semanas que está embarazada. Hoy, sin ir más lejos, iba a conocer al que podrí­a ser su ginecólogo --¿Tocólogo?-- y albergaba la intención de que éste le hiciera la primera ecografía. Cuando mababo ha replicado que era pronto para que se viera nada ella ha replicado que ya hace nada menos que cinco semanas que está gestando. ¡Cinco semanas! Yo --nosotros-- jurarí­a --juraríamos-- que este mismo lunes eran sólo tres. Ella lo niega y nos hace luz de gas. Por cierto, confiamos en poder colgar el breve esa primera ecografía.


:: :: ::


Comentarios habemus!! 


POR FIN, ya tenemos lo que siempre habí­amos soñado los autores de este Diario: comentarios. Eso quiere decir que cualquiera que entre a este blog podrá comentar lo que sea, y decirle lo que quiera a nuestra guionista embarazada. Por "lo que quiera" debería entenderse ánimos y amores, no animaladas. Por favor, hombre, a fin de cuentas es una futura mamá...

En fin. Si vienes a esta página, dale a Comments (no ha habido manera de traducirlo) y comenta. Dinos algo. A la guionista le hará mucha ilusión (a los guionistas les hacen mucha ilusión estas cosas, en serio).

Ejem, sí­, éste es de nuevo un mensaje de probar cosas, ¿qué pasa? El texto es por llenar hueco. Así que, ya que estamos, voy a probar otra cosa: poner fotitos. Y lo haré poniendo una de las pelí­culas que más le gustan a nuestra embarazada (y al resto de Mababo, por supuesto). Crucemos los dedos, y a ver si sale...

La foto de prueba

¡CANTANDO BAJO LA LLUVIA!


:: :: ::

miércoles, febrero 04, 2004



...de cerdo!! 


Tres y pico de la tarde, después de comer. La guionista embarazada estaba en el ordenador del fondo de la mesa, y el compañero F. a su lado, picando algo. De pronto F decide levantarse.

La guionista, ahora sola en la mesa, de pronto GRITA:

CORTEZAS DE CERDO!!!

y lo siguiente que se oyen son unos enormes, exagerados sonidos de CRUNCH, CRUNCH, CRUNCH.

Adorable. Estar embarazada tiene sus ventajas, suponemos. Una de ellas deben de ser estos momentos de gratificación instantánea. Mola.

[Aprovecho este post para probar si funciona el contador que acabo de colocarle a la página (el planetita de debajo de los archivos). Así­ sabremos si alguien viene a ver esto --serí­a realmente divertido que así fuera--. Jum, imagino que también tendremos que poner comentarios, pero eso debe de ser más complicado. Investigaremos...]


:: :: ::

martes, febrero 03, 2004



primeros síntomas 


No queremos lanzar las campanas al vuelo...todaví­a, pero nuestra guionista hoy ha mostrado los primeros sí­ntomas de preñez. Se ha pasado todo el día quejándose de mareos y somnolencia. Ella lo atribuía a la espesa niebla que reinaba en la ciudad pero nosotros tenemos claro a qué atribuirlo. Más si tenemos en cuenta que esta misma mañana nos ha mostrado el papelito del médico que confirma su recién estrenado embarazo. Crucemos los dedos. Por otra parte, uno de los potenciales redactores de este diario también ha manifestado los mismo síntomas que la guionista. Sin duda alguna, ÉL no está embarazado, así que es normal que nadie le haya hecho tanto caso. Él se queja y con razón.

Por cierto, la guionista trata de dejar de fumar pero parece que el mero hecho de pensar en dejar el tabaco la lleve a consumir compulsivamente la producción entera de Altadis. Quizá ésta sea la razón de sus mareos. esperemos que se lo deje pronto. Por ella. Y por nosotros.


:: :: ::