jueves, septiembre 30, 2004



Esto se merece un post 


A los Mababos nos ha gustado mucho el primer comentario del chico de la guionista. Tanto que los dos hemos coincidido en que merecía un post. Así pues, este post reproduce lo que el futuro padre dijo ayer:

>"Hola queridos internautas, en primer lugar agradeceros estos meses de entretenimiento para mi queridísima guionista embarazada, gracias por vuestra preocupación, entusiasmo y dedicación a este blog que tanta ilusión ha provocado en mi chica.

A lo que vamos, he oido porra y yo me apunto. Podríais pensar que juego con ventaja, en teoría si, pero lo cierto es que me tienen engañado desde hace tiempo, que si el último día de la regla, que si el primero, que si diez días después de la regla por aquello de la ovulación..., la cuestión es que no juego con tal ventaja.

PORRA

Día: a este paso llegará para Navidad, me pido el 4, de Octubre claro, más con el corazón que con la cabeza. No puedo más!!!!!!!!!

Peso: Queridos amigos se supone que vamos a tener una nena llamada Alex, y no un brontosaurio de media tonelada. Me conformo con 3200 gramitos.

Aprovecho para saludaros.

VOLVERÉ." el chico de la guionista


Bienvenido chico de la guionista, nos alegramos de tenerte entre nosotros.

Por otra parte, las más observadoras se habrán dado cuenta de que nuestra cuenta atrás ha llegado al final sin que Álex haya hecho acto de presencia. Fritz y yo no sabemos muy bien que hacer con ella. Con la cuenta, no con la niña. En un primer momento hemos pensado en añadir una semana más pero no nos convence la idea. Por ahora la cosa se queda como está. Haremos caso a la guionista y podremos en marcha la "cuenta p'alante". Así pues hoy, dia en el que la guionista sale realmente de cuentas, llevamos u1 día de "cuenta p'alante".

Más cosas: Fritz, felicidades. Tengo que reconocer que siento envidia malsana de la entusiasta acogida que ha tenido tu aniversario entre nuestras lectoras.


Otto Mababo


:: :: ::

miércoles, septiembre 29, 2004



Empieza la cuenta "p'alante" 


Ya sé que es adelantarme, y todavía quedan cuatro horas y cinco minutos (hora en que empiezo a escribir este post) para que acabe la cuanta atrás. pero desde aquí os lo digo: mi Alex no nacerá hoy.
Quizá con un poco de suerte y unas cuantas contracciones nocturnas coincida con el cumple de Fritz, 30 de septiembre.
Pero desde aquí os lo vulevo a decir: tampoco lo creo.
Es más, creo que Alex nacerá el 7 de octubre (viernes) y pesará 3, 250. Y me lo dice la intuición de madre.
Sólo voy a rezar para que todo lo que ha dicho Tse no se cumpla, por el amor de Dios. Tse: ¿eres gafe?, ¿eres adivina?, ¿de verdad te has pensado bien la porra?. Contesta que no a las tres preguntas o me hundes en la miseria.
En cuanto a lo del tipo, gracias Otto, ya sabía que nuestras lectoras y lectores me mienten. Pero lo podías haber dejado pasar. A una embarazada le encanta que le mientan. Ya sabes: "llevas un embarazo estupendo, está más guapa que nunca, Uy!, sólo has engordado barriga, te vas a quedar ideal, nena. Ya verás como tienes el parto más fácil de la historia de la humanidad"... Así que miénteme tú también y dime que me he ensanchado lo justito para que quepa un bebé en mi interior. Que los polos de limón (y últimamente los sandwiches de nata) no tienen nada que ver. Y que no sólo voy a volver a ser la de siempre sino que encima voy a ser mejor (bueno y qué).

Y ahora, el relato de mi segunda visita al hospital.

Esta vez me ha tocado una comadrona muy simpática que ¡conoce a Jullila!. Me ha hecho mucha ilusión, la verdad. Probablemente serían compañeras de promoción, o vete tú a saber. No se lo he preguntado proque estaba pendiente del gráfico que salía de la máquinorra a la que estaba enchufada. Me he acordado de la médico de nuestro centro de trabajo y lo mucho que adora hacer electros a la mínima de cambio.
En principio tenía la tensión alta (yo, no Álex), y era porque estaba nerviosa (yo, no Álex) aunque no lo notaba (ni yo ni Álex). La comadrona ha dejado pasar un tiempo prudencial y me la ha vuleto a tomar (la tensión), 13-8. Eso es normal.
Después de volver a llevarle el vaso con el pis y esperar durante un buen rato, he pasado a la ginecóloga.
En el reconocimiento unas palabras ya conocidas:
-"Cuello largo y un centímetro de dilatación"
-"Vaya, como la semana pasada", digo yo un poco compungida.
Así que me ha dado cita para el martes 5 de Octubre.
¿Qué pasará hasta entonces?, no tengo ni idea. Me encantaría poder avanzar algo pero sería fantasear sobre mi propio parto, y le tengo tanto respeto (al parto) que no se me ocurre nada.
Hoy, por si acaso, me he compardo pulpa de papaya para hacerme un batido. Me han dicho que la papaya ayuda a tener contracciones.
Las he tenido, pero estomacales, porque estaba asqueroso.

Y a tres horas y cincuenta minutos de finalizar la cuenta atrás, se despide la guionista embarazada desde su retiro espiritual.

Seguid con la porra, que es muy divertida. Tanto que hasta mi chico me ha dicho que va a escribir.

Y quiero ser la primera en felicitar a Fritz en su cumple ¡FELLICIDADES FRITZZZZ!, que seas muy feliz


:: :: ::


salimos de cuentas 


A la espera de lo que nos diga la guionista cuando salga del ginecólogo, hoy acababa el plazo fijado para que llegue Álex (ver la cuenta atrás bajo la cabecera). Como la niña todavía no ha nacido y ante las numerosas solicitudes recibidas, hemos decidido crear una nueva porra. Es la más previsible y se suma a la abierta ayer. Evidentemente, se trata de adivinar la fecha del parto, teniendo en cuenta que el hijo de M, que tampoco tiene parentesco con el vampiro, pronosticó que será el viernes 1 de octubre. El plazo comienza hoy mismo y acaba en torno al 15 de octubre, habida cuenta que estamos en la semana 40 y que, si no hay síntomas, la gestación se puede mantener hasta la semana 42. Día arriba día abajo.

Adelante pues, hagan juego señoras. Se puede participar en las dos porras o en una de ellas. Incluso en ninguna de ellas. Pero en ese caso, jamás se podrá disfrutar del espléndido regalo simbólico con el que obsequiaremos al ganador. Dos regalos simbólicos, claro. Uno para el ganador de cada porra.

Yo apuesto porque será el domingo 3 de octubre.

Por otra parte, ayer por la noche, los mababos tuvimos ocasión de volver a ver a Jonathan Richman en directo. Fritz ha dicho que escribirá un post al respecto. Así yo podré añadir los correspondiente comentarios. Porque hay tela que comentar


Otto Mababo


:: :: ::

martes, septiembre 28, 2004



Porra 


Como no podía ser de otra manera, a estas alturas del embarazo, quienes rodeamos habitualmente a la guionista hemos montado una porra. No, no se trata de adivinar qué dia nacerá Álex. Hay que adivinar el peso que tendrá al nacer. Puede participar cualquiera, a través de los comentarios. Para orientar las pujas y que nadie se vaya de madre, hay que advertir que la niña viene grande y que hace 15 días ya pesaba 3.200 gramos (3,2 kg).

Por orden decreciente, las apuestas son las siguientes:

- Papá Mababo 4.000 gramos (4kg)
- Fritz Mababo 3.800 gramos (3,8 kg)
- Otto Mababo 3.750 gramos (3,75 kg)
- M (una muy amiga sin parentesco con el vampiro de Düsseldorf)3.600 gramos (3,6 kg)

Os invito a participar. Habrá galardón para el ganador y premios de consolación para las dos primeras aproximaciones. Aún no sabemos en qué consistirán pero serán simbólicos, claro.

Mababo, Otto.


:: :: ::


Tus fans te mienten 


Guionista, tus fans te mienten. A lo mejor lo hacen sin querer, confundidos al ver la foto que colgamos la semana pasada. A lo mejor lo hacen con la mejor de las intenciones, pero no te creas nada cuando te dicen que tienes un tipo estupendo. Ya te lo dije ayer cuando te vi de espaldas. Has ensanchado. No mucho, pero si lo suficiente como para que quienes te conocemos de antes, de antes de estar embarazada, apreciemos la diferencia. ¿Y que más da, no?

Para las seguidoras: la guionista sigue bien de salud, algo menos hinchada y bastante más tranquila. Sólo de vez en cuando le entra el acojono. Todavía está en la semana 40, así que el parto podría retrasarse 15 días. Aún no hay contracciones, o por lo menos la guionista no las nota. Ese es uno de sus temores: tenerlas y no notarlas. El otro, que el parto coincida con el día de nuestra comunidad autónoma. Más que nada por ese día sólo hay médicos de guardia y pasan de poner la epidural. En cualquier caso, todos confiamos en que Álex llegue antes. quizá mañana, casi por sorpresa, cuando la guionista acuda a la revisión semanal con el ginecólogo. Si se retrasa, debremos reajstar por tercera vez la cuenta atrás. Mientras, seguiremos informando. Y tramitando debidamente las bajas.

Otto Mababo



:: :: ::

lunes, septiembre 27, 2004



Hasta el miércoles 


A media mañana, Fritz y yo hemos tratado de ponernos en contacto con la guionista para ver qué tal iban las cosas. Por aquello de que, durante el fin de semana, le hubiera dado por parir. Ella ya anunció el viernes que hoy (en realidad mañana) hay luna llena y que en tal fase lunar podría producirse el parto. Así que, cuando hemos llamado a su casa y nadie nos ha cogido el télefono, hemos pensado:"ya está, Álex está en camino".

Falsa alarma, la hemos localizado en el móvil y estaba comprando en el mercado tan ricamente. Sin una mala contracción. Supongo que, para justificar que está embarazada, ella explica que está muy hinchada, que sus manos cierran como las de los clicks de playmobil y que casi no se puede mover. "Joé, está todo el barrio en obras", me dice. Sé que es cierto. Además de trabajo compartimos barrio.

El miércoles vuelve al hospital y confía en que los médicos la ingresen pero, con cierta decepción asegura que ya no le hace tanta ilusión. No malinterpretemos, sigue haciéndole ilusión pero como esperábamos a Álex para la semana pasada, el suspense, en parte, se ha perdido. Nosotros mantenemos la cuenta atrás.

Hemos quedado en vernos esta tarde para comentar los muchos cambios que se han producido y han de producirse en nuestra empresa. Justo ahora que ella se ha pillado la baja.

Otto Mababo.


:: :: ::

viernes, septiembre 24, 2004



A escasos días... 


Aquí la tenéis. Ésta será la última foto que veremos de la guionista antes de que Álex, su pequeñina, vea al fin la luz. Esta foto está tomada anteayer, 22 de septiembre, en la playa.


LA GUIONISTA, EL 22 DE SEPTIEMBRE DE 2004


¿Veis ahora por qué calificábamos su enorme panza como una "barriga proyectada"? ¡¡Es una barriga que avanza más hacia adelante que hacia los lados!! ¡¡Es un pedazo de barriga!! ¡¡Es un mascarón de proa!! En persona, además, cuando se aprecia que no hay ombligo, impresiona más: tiene un tacto duro, de piel tensa como un tambor. ¡¡Escribiríamos un libro entero describiendo la barriga de la guionista!!

Por lo demás, acabo de hablar con la guionista en persona y nos confirma que todo sigue igual. Que se siente una ballena varada, que camina por la calle despaciiiiito como las abuelas, y que ya va teniendo ganas, muchas ganas, de ver a Álex en persona. Nosotros también. Ella piensa que, como el lunes hay luna llena, quizá sea el día indicado. No sé. Le he dicho que se cuide mucho, que el lunes volveremos a hablar con ella. Y que reciba muchos besos, montones de besos, de todos nosotros y de quienes pasáis por esta página, que os contamos y os vemos también más nerviosos.

Mababo Fritz


:: :: ::

jueves, septiembre 23, 2004



el 30 de septiembre. 


Gracias al buen hacer de Fritz, hemos podido instalar una cuenta atrás en condiciones. Por si no os habíais percatado, es la pequeña frase que aparece justo encima de este post. Como en la cuenta atrás anterior, hemos decidido arbitrariamente que Álex llegará el próximo miércoles 30 de septiembre, día de pago por otra parte. Así pues, hoy faltan seis días y algunas horas para el final de la cuenta atrás.

Si, por la razón que fuere, la niña adelantase su aterrizaje, interrumpiríamos el cómputo y pediríamos disculpas. Si por el contrario se retrasa, reajustaremos el mecanismo para iniciar una tercera cuenta atrás.

El único inconveniente que le veo al nuevo gadget es que, como todos los gadget, elimina el trabajo manual. Yo había encontrado en la cuenta atrás la excusa perfecta para escribir un post diario. Ahora me tocará calentarme la cabeza.

Por cierto, además de cobrar el 30 de septiembre, Fritz cumplirá ese día treinta y tantos (dos menos que yo)años. Lectoras, tomad nota y felicitadle. Confío que, para entonces, y no tiene nada que ver con el cumpleaños de Fritz, podamos ver en esta página las fotos de los últimos días del embarazo de la guionista.

Otto Mababo


:: :: ::


Empieza, de nuevo, la cuenta atras 


Esto de marcar una fecha en la vida es un rollo. Creas expectativas que después no se cumplen, y dejas a los amigos (y a mí sobre todo) con un palmo de narices.
"Estás de una semana más", "estás de una semana más". Me repetían sin cesar los hombres que tocan
Y yo, claro, cómo no, me lo creía a pies juntillas.
"Oh!, qué suerte!, mi Alex nacerá antes de lo esperado
Y una mier... Perdón, me dejo llevar por mis arrebatos pasionales de fin de embarazo (tengo una mala leche que no veais. menos mal que no estoy currando porque empezaría más de una conversación con el famoso "pero vamos a ver...")
Total, que hasta el día 30 me han dicho que nada de nada.
Y ahora sí que me lo creo. porque no tengo ninguno de los síntomas de las parturientas (es decir: no sangre, no rotura de aguas y no contracción, ya sabes Lynn). Ayer me pusieron el cinturón (bueno son dos, unos que mide el latido del feto y otro - si las hubiera o hubiese- las contracciones). Así te tienen tumbadita al lado de otra super-preñada durante 15 minutos más o menos. Escuchar el corazón de tu hija por toda la habitación es alucinante. Si añadimos el corazón del hijo de la otra embarazada, la sensación ya es extra-terrenal.
Después haces pis en un vaso. Y como no te avisan a priori, todas las embarazadas entramos ya meaditas, así que despoués se forma una "cola de espera" en el baño que no veas. Es normal no tener ganas tan pronto, pero también es graciosa la situación. En la puerta del baño se producen todas las conevrsaciones posibles y tan manidas a estas alturas de gestación: de cuántos estás, si has salido de cuentas, si no es así cuánto te falta. Es tu primera vez...
Con tu vasito ya lleno lo llevas a la comadrona y el ginecólogo te hace el reconocimiento.
-"Se te ha empezado a modificar el cuello del útero". Estás de un centímetro de dilatación
- "¿Sólo de un centímetro?". Digo yo con cara de compungida.
-"Ay, ay, que tú debes ser de las que ven el vaso medio vacío, eh?"
-"je, je" (risilla falsa doned las haya)
Así que con mi vaso medio vacío nos fuimos mi chico y yo a celebrar mi cumple por todo lo alto, y pasamos un día estupendo. Tanto que llegamos tardísimo a casa y no pude escribir este post.
Pero aquí está.
Faltan siete días para ver a Álex.

Ah!, para los-las que piden la foto de la nena, por supuesto, la tendreis. Faltaría más!
Ah, ah!, otra cosa más. Echo de menos a los Mababos y a Papá Mababo. Es raro no verlos después de tres años de todos los días. espero que os vaya bien


:: :: ::

miércoles, septiembre 22, 2004



The final countdown (Europe) 


Efectivamente, hoy es 22 de septiembre, el aniversario de la guionista y el día que habíamos establecido para dar por finalizada la cuenta atrás hacia el parto. Felicidades, guionista. Aunque Fritz y yo ya la hemos felicitado en persona a la hora de comer.

Como ella misma explicará más tarde, la cuenta atrás necesita una prórroga. Mínimo una semana, hasta el miércoles próximo. Ya no se trata de salir de cuentas sino de que llegue el parto. Así que, a partir de hoy, quedan 7 días para la llegada de Álex.

Otto Mababo.


:: :: ::

martes, septiembre 21, 2004



1 día para salir de cuentas 


Con información de ayer a última hora de la tarde puedo decir que Álex todavía no ha llegado y que queda un día para el final de la cuenta atrás. La guionista prometió escribir esta mañana con las últimas novedades, así que no me extiendo más.

Sólo una cosa: me gusta que la página haya vuelto a coger un poco de vidilla en su tramo final. ültimamente estaba un tanto decaída.

Otra cosa más: Fritz ha regresado y yo me alegro enormemente.

Otto Mababo.



:: :: ::

lunes, septiembre 20, 2004



4, 3, 2 dias para salir de cuentas 


Dadas las oportunas observaciones de alguna de nuestra lectoras sobre lo informales que somos a la hora de llevar al día nuestra cuentra atrás, procedo a actualizarla. El sábado faltaban cuatro días para salir de cuentas, ayer domingo faltaban tres días y hoy faltan dos días.

Sabía que esto iba a pasar. Sabía que comenzábamos la cuenta atrás sin poder mantenerla diariamente. El problema de empezar algo en viernes es que es imposible establecer una rutina. LLega el fin de semana y cada uno va a sus cosas y, al llegar el lunes, nadie se acuerda de retomar la propuesta de la semana anterior.

La guionista me ha mandado hoy un mensaje comunicándome que alguna lectora nos enviaba un enlace a una cuenta atrás en internet. Deduzco que si la guionista se preocupa por estas cosas --no lo sé a ciencia cierta porque no la tengo cerca en estos momentos-- es que la llegada de Álex no es inminente. Por un momento he pensado que así era cuando he visto la entrada del mensaje en el móvil.

He buscado en los comentarios del fin de semana y no he encontrado el enlace, así que tendré que hacerle caso a la guionista y esperar a que ella me (nos) suministre más información.

Por cierto, ¿No he comentado que el jueves pasado salimos en el Cyberpaís? ...Me gusta recordarlo...

Siento adelantar que, sí, seguimos firmes en nuestro propósito de cerrar el blog cuando llegue Álex. Lo hemos dicho por activa y por pasiva desde que empezamos a escribir: éste es el diario de una guionista embarazada y de quienes viven con ella su embarazo. No tiene sentido seguir adelante cuando acabe. De seguir, sería otro blog con otras intenciones, quizá con otros participantes. Siempre hemos dicho que si la guionista quería llevar un diario digital de la infancia de Álex era cosa suya. De llevarlo adelante y querer contar con nosotros, estaríamos encantados --hablo por mí pero seguro que Fritz estará de acuerdo-- pero, insisto, esa sería otra historia.

En muy poco tiempo nuestras vidas han cambiado mucho y ahora cada uno está en un punto muy distinto al que ocupaba cuando abrimos el blog. De hecho, nos resulta muy difícil llevar al día la página porque ya no pasamos juntos tanto tiempo. Sí ha sido así en nueve meses, no quiero imaginar que podría pasar a lo largo de la infancia de Álex. Es improbale, aunque queramos, que, dada nuestra profesión, podamos mantenernos unidos para contar diariamente cómo va creciendo la niña. Sería hermoso pero, como empresa, es casi imposible.

Otto Mababo.


:: :: ::

viernes, septiembre 17, 2004



5 días para salir de cuentas 


Unas veces tardamos demasiado en escribir un post y otras veces casi se amontonan. Siento no dar casi tiempo para disfrutar del excelente texto de la guionista, pero quiero recoger una idea que lanzado Fritz esta mañana y que no puede esperar. Más que nada porque, si me encanto, igual la escribo cuando Álex ya haya nacido y para entonces ya no sería de ninguna utilidad. No es que ahora sea muy útil pero tiene su gracia y casa perfectamente con el espíritu de esta página.

Fritz propone publicar una cuenta atrás desde hoy hasta el parto de la guionista. es imposible saber cuando ocurrirá esto último así que, de forma arbitraria, he decidido hacer la cuenta atrás hasta el día 22, el miércoles de la semana que viene. Para esa fecha la guionista estará ya en la semana 40, la última de la gestación. Le he preguntado si sabe exactamente cuando sale de cuentas y me ha explicado que será a lo largo de esa semama. Hasta que no la vean los ginecólogos, el lunes que viene, no se puede precisar nada. Así que, por mi cuenta y riesgo, he decidido fijar el fin natural de la gestación coincidiendo con el cumpleaños de la guionista. Ahí acaba nuestra cuenta atrás.

Me hubiera gustado añadir a la página un contador real, en dias, horas, minutos, segundos --como áquel que habia en la puerta del Centro Pompidou que contaba los segundos que faltaban para el año 2000-- pero como no tengo ni idea de informática, eso tendrá que hacerlo Fritz. Si es posible, claro. Yo me contento con llevar la cuenta en los encabezamientos de los posts diarios que escribiremos hasta el día del parto. Hoy faltan 5 para salir de cuentas, mañana cuatro y así sucesivamente. Si, casualmente, el parto tiene lugar el día 22, ahí acabará la cuenta atrás. Colgaremos la foto de la niña y daremos por finalizado el recorrido de la página. Si se retrasa el nacimiento, seguiríamos escribiendo posts con la cuenta atrás. Los tiutlaríamos más o menos así: "1 día desde que salimos de cuentas" "2 días desde que salimos de cuentas" u así sucesivamente hasta el parto. No sé si ha quedado claro, reconozco que no es muy práctico como sistema de cuenta pero es el único que se me ha ocurrido. se aceptan sugerencias. Pero rapidito.

En otro orden de cosas, la guionista me ha contado que hoy se ha notado la barriga un poco más baja que ayer. Ayer fuimos a visitar a Fritz y yo le hice notar, a la guionista, no a Fritz, que tenía la barriga bastante más baja que a principios de semana, la última vez que nos vimos. Resulta que a medida que el embarazo se acerca a su fin la barriga se va desplazando hacia abajo anunciando de esa forma la proximidad del parto. Debe ser que el feto se va acomodabndo cerca de la escotilla de salida. La naturaleza es sabia. Seguramente el relojero de la plaza mayor de Madrid se inspiró en este fenómeno para fabricar la bola esa que baja y anuncia que llegan las campanadas de Nochevieja. El caso es que la barriga de la guionista hoy estaba más baja que ayer pero menos que mañana. Nos hemos puesto a especular con esta circunstancia y nos hemos reído mucho imaginando a la guionista dando toquecitos a la barriga, alternativamente, con cada una de las rodillas. Igual que los futbolista en las exhibiciones que hacen para la prensa cuando los acaba de fichar un nuevo club. Cronopios que somos.





:: :: ::

jueves, septiembre 16, 2004



¡La fama cuesta! 


Hoy hemos salido en el ciberpaís. Los Mababos y yo, la guionista. Otto ha venido con la sorpresa, y nos ha sorprendido, la verdad. No esperábamos una reseña en un diario de tirada nacional. Eso no nos hace mejores, bueno y qué! (quien se sepa la canción que lo lea con la tonadilla adecuada), pero sí más famosos. La lástima es que nos llega la fama cuando estamos a punto de cerrar el blog (el nacimiento será dentro de poco, para quien no haya seguido el embarazo). Siempre nos podemos consolar pensando en actores y cantantes famosos que nos abandonaron en el punto más álgido de su carrera: James Dean, Marilin Monroe, Nino Bravo, Joan Bau (bueno, este quizá no lo conozca mucha gente, pero mi hermano mayor cantaba igual que él), Elvis Presley (y este, en fin, punto álgido, álgido, lo consiguió en quilos) y tantos más que... no se me ocurren más nombres.
Claro, si tuviera a los Mababos a mi lado, me dirían unos cuantos famosos más, y nos reiríamos a gusto porque los Mababos son muy graciosos cuando están juntos (por separado se ponen más serios, es lo que tiene ser un trío unido, que luego en solitario no se triunfa tanto).

Pero no he de olvidar cuál es el sentido de la fama que nos aclama a partir de hoy: mi embarazo y el incipiente nacimiento de Alex.

Empiezo a estar realmemnte cansada, no tanto por el embarazo en sí sino porque ya no puedo decansar a gusto (supongo que después del nacimiento será exactamente lo mismo). Me levanto cada hora porque mi vejiga está a punto de estallar, mis pies ya no se desinchan nunca, las manos se me duermen por el "síndrome del túnel carpiano", (o algo parecido que también tiene nombre de tour por el norte de Europa), cuando no estoy levantada por la vejiga, ni moviendo las manos o los pies para dejar que la sangre fluya mejor, estoy cambiando de postura (sólo tengo dos y las dos muy aburridas) con el almohadón que me pongo para contenerme la barriga (a ver: me echo de lado con una almohada en el costado, tampoco es una gran cosa, la verdad).
Total, que estoy cansada. Y a esto se suma que también estoy un poco ansiosa. Por verle la carita a mi nena y por el parto (gracias a todas y todos por los ánimos).
El padre de la criatura me gasta jugarretas, y se acerca sigilosamente a mi barriga y le dice a Alex como quien no quiere la cosa:
-"La mami no te deja salir"
Y yo me río, porque en parte tiene razón. Creo que soy yo la que la contengo. Pero por una razón de fuerza.
El día 22, el miércoles próximo, tengo visita en el hospital. Para monitorizarme (te ponen unos cinturones -2- en la barriga, conectados a un monitor -de ahí el nombre- que mide los latidos cardíacos fetales para ver si todo va bien).
El miércoles 22 ya habré cumpllido mis 40 semanas de gestación.
Y , como habreis podido intuir, el miércoles 22 es mi cumple. Y me haría mucha gracia que mi nena naciera el mismo día que yo.
De todas formas prometo escribir el 22 si todo lo anterior no ocurre. Y daros noticias frescas.

Ah!, se me olvidaba. En la última ecografía (en la que tampoco le vimos la cara) salió un peso estimado de 3 kilos y 200 gramos. De eso hace ya una semana. Será una nena grande. ¡Qué nervios!


:: :: ::

viernes, septiembre 10, 2004



Sigo aqui, a la espera 


Pues eso, aquí sigo, entera, como dice mi madre y empezando a desesperar un poco. Claro, eso me pasa por haber tenido un emarazo tan precioso. Ahora, los últimos quince días se me hacen eternos (bueno, quien dice quince dice veinte).
Ya me he leído tres veces el final de los libros del embarazo. Esa parte en la que las madres tienen a sus bebés como quién no quiere la cosa y son felices y comen perdices (la madre, el bebé todavía mama). Y a mí todavía me parece tan lejano que me entra un poquito de ansiedad.
Ansiedad que se traduce en mareillos y bajones de tensión. Pero voy a empezar a pensar que todo va a ir tan bien como debe ir. Es decir: voy a llegar tan sumamente dilatada, que voy y van a flipar. Ja!!
Hablando en serio (pero no demasiado), eso de parir es una cosa impresionante, tan impresionante que me acojona, para qué nos vamos a engañar. Y así estoy todo el día desde que estoy de baja, acojonada-relajada-acojonada-relajada-unmareíllo-relajada...
Pido disculpas por no escribir más, pero el ordenador es un instrumento de trabajo para mi chico, que por cierto utiliza mucho, y no tengo conexión a internet, o sea que dependo total y exclusivamente de telefónica. Cada vez que estoy escribiendo y me llaman por teléfono, me caigo de la red, y tengo que volver a empezar (como en la peli) así que me conecto poco y a horas raras, a ver si así funciona.
Echo de menos a mis Mababos, porque un embarazo con ellos es mucho más llevadero. Os aconsejo que os busqueis unos Mababos a buen precio, pero también os advierto que no es nada fácil encontrarlos. Los muy ladinos se esconden de maravilla.
Pero yo siempre he dicho que soy una chica muy afortunada, por eso los tengo toditos para mí. Por eso también (lo de ser afortunada) voy a tener un parto "divino"...¿a que sí, eh?
La guionista desde la espera.


:: :: ::

martes, septiembre 07, 2004



segundo día sin la guionista 


Ayer escribí un precioso post contando que era el primer día que pasabamos sin la guionista. Desgraciadamente, nadie más que yo podrá leerlo porque Blogger se encargó de hacerlo desaparecer contra mi voluntad. No voy a repertir lo que dije ayer, que queda para mi más íntima initmidad, simplemente recordaré que hoy es el segundo día que pasamos sin nuestra preñada. Ya está de baja y no volverá al trabajo hasta dentro de muchos meses; después de parir y empezar a criar a su àlex. La echaremos de menos aquí --desde nuestro nuevo emplazamiento la hubiesemos visto de perfil-- pero no en la calle.

Sin ir más lejos, estuvimos tomando una cervecita ayer por la tarde. Una cervecita yo, que ella tomaba Trina. Quedamos para que me pasara los papeles de su baja, que yo me he encargado de tramitar en la empresa esta misma mañana, y estuvimos charrando un ratillo con nuestros respectivos chicos(as). Supongo que seguiremos viendonos habitualmente, aunque ya hemos convenido que la próxima cena la haremos después de la llegada de Álex.

Ya sé que he dicho que no iba a contar nada de lo que escribí ayer pero no puedo evitar la tentación volver a decir --para vosotros, lectores, es la primera vez que lo digo-- que, vaya casualidad, los dos últimos post son míos. De Otto, el que no escribe nunca. No podía resistirme a hacerlo notar; ya se sabe que me encanta hablar de mi mismo. Sobre todo cuando hablo bien. Lo cierto es que la guionista me prometió ayer que escribiría hoy y que Fritz, por ahora, no va a poder hacerlo.

Otto Mababo


:: :: ::

miércoles, septiembre 01, 2004



no me llames guionista, llamame redonda 


La guionista ha vuelto hoy al trabajo tras las vacaciones. Antes, cuando trabajamamos juntos, Fritz y yo la teníamos junto a nosotros, mirando en la misma dirección. Ahora, desde nuestro actual emplazamiento la vemos de lado. Desde esta posición, puedo asegurar que la guionista se ha vuelto esférica. No esférica al estilo Naranjito, no es tan escandaloso. Más bien estilo Dry Martini con aceituna. Ya lo dije el otro día, después de la cena de reencuentro, no ha ensanchado, más bien se ha proyectado hacia adelante. Tanto que, por primera vez en 36 años se ha visto su propio fondo de ombligo. Ella y todos los que la rodeamos, porque su ombligo ya no es esa cavidad con la que nos adornamos todos los mortales. El suyo es ya un bulto semiesférico que se marca por debajo de la camiseta.

Fritz y yo lo vemos de lejos y de lado. Porque sí, ahora Nosotros ocupamos la mesas que antes del verano ocupaban los que entonces denominábamos "realquilados". Es lo que tiene la vida, que al final acabas en el lugar más insospechado. Somos conscientes y ya se lo hemos advertido a la guionista, de que nuestra función ahora es gritar y armar todo el follón posible para que sufran los que se quedan en nuestro antiguo programa. Aún es pronto, nuestros nuevos compañeros no se han incorporado todavía, pero en cuanto lo hagan esto será un gallinero. Seguro. Por suerte para ella, cuando llegue ese momento, la guionista ya estará amamantando a su Álex en ese nido tan confortable que ha ido habilitando durante las vacaciones.

Una constatación: nuestra actual ubicación es literalmente el pasillo de este centro de trabajo. Un auténtico no-lugar en el que todo el mundo se para para hablar, fumar y hacerse todo tipo de efusiones. Según Fritz, la nuestra es una profesión canalla de noctámbulos dipsomaniacos. De forma que el emplazamiento del que ahora disfrutamos, lejos de ser un handicap debería ser un acicate para nuestra creatividad.

Por ahora Fritz y yo trabajamos "de valent" en la puesta en marcha del nuevo programa. Entre arrebatos de entusiasmo y algún momento, pocos, de confusión, vamos dándole forma. Nos acompaña en la tarea Papá Mababo. Los tres estamos bajo las órdenes de un nuevo jefe, cuya incorporación todavía no se concreta. Mientras, nosotros vamos avanzando cosas.

Otto Mababo, el mismo que prometió escribir antes de ayer.


:: :: ::